• Font size:
  • Decrease
  • Reset
  • Increase

Siguenos en:

Revista B'aqtun en Facebook  Revista B'aqtun en Youtube  Siguenos en Twitter

Buscar

Ediciones impresas

B'aqtun 17

B'aqtun 17

Buscanos en Facebook

Lunes, 18 Febrero 2008 11:30

Las visiones de una Miss (Aymaras y Walkirias)

Escrito por 
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
  • Imprimir
  • Email
  • Compartir en Facebook
Valora este artículo
(0 votos)
Diego Fonseca
América Economía 

 

Estoy en Santa Cruz de la Sierra, en un foro internacional de negocios con la base de la pirámide y, a mi lado, una muchacha ríe a carcajadas. Está leyendo un diario donde se burlan de personalidades de Bolivia. Es bonita, anda en los veintipocos y está terminando la carrera de economía. Lee el periódico todos los días porque quiere estar informada, dice.

 

Miss BoliviaEstá en esa sala de prensa contratada como personal de apoyo del foro. No me pregunta a qué me dedico pues lo ve: estoy escribiendo con la mesa repleta de papeles. La chica tiene una conversación divertida, pero nada de eso me hizo prever lo que siguió.

 
- ¿Por qué ustedes, los periodistas, cuando publican fotos de Bolivia ponen a una cholita, eh?- dispara.
 
Ay…
 
- Los cruceños también somos bolivianos. No todos somos aymaras. Acá hay gente linda - remata.

 

La chica rescató de mi memoria un hecho patético. Ocurrió en mayo de 2004, cuando en la elección de Mis Universo le preguntaron a Gabriela Oviedo, la cruceña y bella Mis Bolivia, cual era uno de los conceptos más erróneos sobre su país. “Desafortunadamente… hummmm… la gente que no conoce mucho Bolivia piensa que todos somos indios, pero es La Paz quien refleja esa imagen, esa gente pobre, gente de bajaestatura, gente india “, respondió en ingles. “Yo soy del otro lado del país, del este, que no es frío, es muy caliente. Nosotros somos altos y somos gente blanca y sabemos inglés”.

 
Lo menos que la Miss cometió fue una brutalidad, pero no fue casual. En toda América Latina hay un profundo desprecio por las comunidades precolombinas. Lo que a Bolivia son los Aymaras, a Chile son los mapuches y a Nicaragua los misquitos. El norte argentino, tierra de wichis, matacos y aymaras, es otro país para Buenos Aires. En Perú hay una desembolsada resistencia a los cholos. En México donde el 60% de la población es de origen indígena y el 30% mestiza, pocos admiten ser parte de una sociedad racista.

 

La profundidad del problema, para más no cabe en las agendas públicas. Los presupuestos para programas de integración cultural, racial o étnica son aún inferiores a los pequeños fondos destinados a educación. La cuestión étnica tiene escasa presencia en las grandes reuniones de presidentes y, cuando aparece, suele acabar en ejercicios declamatorios. Una parte del trabajo inclusivo, por ende, ha quedado en manos de unos pocos organismos sociales o privados, como el Instituto Ethos, en Brasil. Sin embargo a pesar del trabajo de Ethos, que busca insertar a la comunidad negra brasileña en el mercado, nuestras sociedades operan en piloto automático reproduciendo unpatrón cultural trasvasado por siglos. Esto es, nuestras élites son blancas mestizas de rasgos europeos; el fondo de la sociedad es indio, negro o mestizo, no europeo. Los blancos mandan; los demás obedecen o se quedan fuera.

 
A mi regreso a Bolivia tuve la última impresión sobre el tema. Dove, la marca de productos de higiene personal, tiene a nivel global una campaña para promocionar los resultados de sus productos usando fotografías de mujeres reales, no de modelos. La idea me sienta bien. Pero hace unos días, volviendo de un almuerzo, vi una gigantografía de Dove, en la intersección de Campos Elíseos y Arquímedes, en ciudad de México. Había una linda muchachita rechoncha, una atractiva treintañera y una delicada señora de sesentitantos. Todas mujeres comunes, pero ninguna con rasgos amerindios. Por esa gigantografía, en una revista local de negocios se preguntaban si la publicidad mexicana era racista.

 

Pero excluir no es privativo de México. Toda América Latina enfrenta grandes desafíos para aliviar tensiones sociales manifiestas o latentes. Desempleo marginación, falta de acceso a salud y educación, pobreza, indigencia… Y es curioso, pues exclusión y segregación preceden largamente a esos problemas sociales propios del proceso de modernización del siglo XX. Tienen más de 500 años y siguen desatendidos.

 
Y todos somos parte del problema. Me basta recordar un episodio ocurrido en mi última noche en Santa Cruz. Habíamos salido a un pueblo de la ciudad donde nos dimos con la visión de Miss Bolivia: las chicas no eran aymaras, eran occidentalmente bellas y bailaban calientes ritmos de salsa y reggaeton. Yo no sé danzarlos, pero, gregario, acabe con mi grupo alrededor de tres mujeres de físico portentoso que movían las caderas como Shakira. Estaba fascinado, hasta que por la puesta apareció una alemana. Alta, rubia, de ojos celestísimos y una sonrisa blanco Colgate. Entonces dejé a las chicas bolivianas y me fui a conversar con la valkiria.
Visto 9194 veces Modificado por última vez en Viernes, 14 Marzo 2008 12:01
Más en esta categoría: Los nuevos desafíos »